¿Cómo hacer que el cuerpo te ayude a lograr lo que quieres?

Si, ya sé que de primera impresión puede parecerte que el asunto de esta entrada de blog se refiere a la famosa canción de Willie Colón, esa que dice “No tiene talento, pero es muy buena moza”… pero no. Me voy a referir a otro tema que no tiene nada que ver.

Veamos los casos siguientes:

  • Si al enviar un ejemplar impreso de tu hoja de vida al evaluador de tu candidatura, usas una carpeta o “folder” más pesado, tienes mejores oportunidades de obtener el empleo. (1)
  • Si escribes en una hoja tus pensamientos negativos con la mano izquierda, puedes librarte con mayor facilidad de ellos.(2)
  • Si sostienes por un rato un lápiz entre tus dientes, tu estado de ánimo y humor mejora.(3)

¿Te sorprende? Me sucedió lo mismo. Cuando leí semejantes afirmaciones tuve que ir a buscar los estudios de respaldo detrás de cada una de ellas.

No era capaz de creerle ni al autor del libro en el que estaban contenidas. Me encontré con que son ciertas.

Corresponden a estudios científicos realizados por universidades e investigadores de gran prestigio que puedes encontrar citadas al final de esta carta, por si te interesa (y si no me crees, que estás en todo tu derecho).

Pues bien, resulta que hay un fenómeno llamado “Cognición Corporizada”, según la cual las sensaciones físicas y el movimiento corporal ejercen una gran influencia sobre lo que sentimos y pensamos.

Pero claro, el objetivo de mi carta de hoy no es aburrirte con elucubraciones científicas relacionadas con estos fenómenos, sino darte algunas ideas de cómo puedes aprovechar de esta característica que todos tenemos para lograr persuadir a las personas que piensen, digan o hagan lo que tú deseas.

Aquí van algunas aplicaciones interesantes de este curioso fenómeno:

¿Quieres que las personas acepten tu punto de vista o tu propuesta con mayor facilidad?. Prueba con hacerles asentir con la cabeza antes de proponerles algo. Asentir (Mover la cabeza de arriba a abajo como quien dice que sí) ocasiona que las personas desarrollen una actitud más positiva frente a los mensajes y esto facilita el que consideren aceptable lo que les estás planteando. Claro, tú dirás ¿Cómo cuernos hago que muevan la cabeza así? Uno de los mejores medios es que cuando le estés hablando, de pronto hagas una pausa silenciosa y levantas las cejas, como esperando algo. La persona sentirá un impulso casi irresistible a asentir con la cabeza.

¿Quieres evitar que las personas se aferren a sus puntos de vista y tengan mayor apertura a considerar tus planteamientos? Espera al momento en que tu interlocutor no tenga los brazos cruzados sobre su pecho. Cuando una persona tiene una postura de brazos cruzados, dicha expresión corporal está asociada a una mayor persistencia o necedad. Por lo tanto, será más complicado que le convenzas. Mucho más éxito vas a tener si haces tu pedido o propuesta cuando la otra persona está con las manos libres y el “pecho a la vista”. Cae por su propio peso que si alguien tiene el móvil entre las manos y está escribiendo o buscando algo, es un muy mal momento para hacerle solicitudes. No solo porque está distraído, sino porque tiene una posición corporal que estimula la intransigencia.

¿Te sientes nerviosx o insegurx en algún momento de tu vida y necesitas por el contrario, mostrarte como una persona con poder y con autoconfianza?. Intenta ponerte en posición muy erguida: Hombros en alto, pecho hacia adelante, cuello recto. Estas posturas pueden ayudar a aliviarte de esas emociones negativas que a todos nos amenazan en algún momento. Un ejemplo te va a volar la cabeza. Si a una persona que está jugando “21”, ese juego de naipes también conocido como “Black Jack”, la haces que se siente en postura erguida en la mesa, su sensación de autoconfianza aumenta, a tal punto que es más propensa a pedir una carta mas, aun cuando la suma de los naipes que tiene en mano, está en torno al 16. Es decir, se arriesga a pedir una carta más no obstante saber que está cerca del número que lo puede hacer perder la mano.

En términos más generales, nuestro comportamiento y no solamente en el caso del lenguaje corporal, tiene la facultad de funcionar como un disparador de lo que los especialistas llaman “Actitudes congruentes”. Nuestro cerebro es muy poco capaz de soportar la llamada “disonancia cognitiva” que -para decirlo mal y pronto- es la divergencia entre el modo como me comporto y la manera como pienso. Cada vez que nos encontramos en semejante dilema, buscamos rápidamente resolver la discrepancia.

Todos los seres humanos estamos afanados por tener esta consistencia entre lo que pensamos y lo que hacemos y es por ello que las ideas contenidas aquí pueden ayudarte a usar esa “debilidad” nuestra para lograr conseguir algunos de tus propósitos. Hay un montón de otras ideas interesantes que podrías explorar para lograr tener más éxito, convencer a quienes te rodean y lograr alcanzar mayores niveles de realización en lo personal y en lo profesional.

Si quieres saber de ellas, te recomiendo suscribirte a The Skills Dude Podcast, en donde todos los jueves publico nuevos episodios relacionados con la vida, los negocios y las #softskills. Son episodios cortos que puede escuchar en tus ratos libres, en los que de forma ligera, divertida y con mucha anécdota personal mía, te cuento cómo me fue a mi en el camino de desarrollar estas #softskills que me han servido tanto.

¡Encuentra The Skills Dude Podcast en tu plataforma favorita: Spotify, Apple Podcast y Google Podcast!

Escrito por Francisco Grillo

Artículos relacionados

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.