¿Cómo saber si a tu equipo le faltan Soft Skills?

Hace pocas semanas a Jorge le ocurrió algo que puede estarte sucediendo a ti también.

Había estado prospectando a un cliente tratando de convencerlo de las ventajas de cierta herramienta tecnológica que promueve la empresa para la que Jorge trabaja. El cliente, aunque muy favorablemente impresionado por las bondades de la aplicación, mantiene algunas dudas sobre ciertos aspectos puntuales de la aplicación y había formulado una serie de preguntas para mejor decidir.

Jorge, viendo el carácter altamente técnico de las preguntas organizó una reunión entre el cliente y algunos integrantes del equipo de TI de su empresa, en la convicción de que ellos, la gente de TI, sería perfectamente capaz de absolver las dudas del cliente y así seguir avanzando para concretar la operación de compra de la solución.

Por razones de salud, Jorge se vio impedido de asistir a dicha reunión, pero no se preocupó demasiado: Lo que estaba en juego eran puros detalles técnicos que de seguro serian abundantemente explicados por su equipo tecnológico, así que se relajó, esperando el momento de cerrar la venta.

Y resulta que luego de la reunión entre el cliente y el equipo de Tecnología, fue muy difícil volver a contactar al cliente: No se podía concretar ni reuniones ni llamadas con él; no respondía a los mensajes por email o chat, en suma, parecía haberse alejado después de haber estado tan interesado en la solución que Jorge le ofrecía. Solo después de mucho batallar, Jorge consiguió la tan ansiada reunión y allí el cliente le explicó que después de haberse reunido con el equipo tecnológico, se había quedado con la impresión de que la empresa de Jorge no tenía tiempo ni interés en resolver los requerimientos técnicos que para el cliente eran cruciales para decidir comprar la solución que se le ofrecía.

Es decir, la reunión técnica, lejos de ayudar a atraer la atención del cliente, había servido para alejarlo y ello debido fundamentalmente a que las personas del área de TI no tenían un adecuado dominio de las herramientas necesarias para persuadir al cliente de las bondades de la solución que ellos ofrecían. ¿Se trata de que la solución en cuestión no es tan buena como ellos creían?. Muy poco probable. Lo que está ocurriendo es un problema que hoy es cada vez más frecuente en las empresas.

Falta de habilidades de relacionamiento y su impacto negativo en los negocios

En efecto, en el mundo de los negocios que nos ha tocado vivir, las habilidades blandas, que son necesarias para comunicar, resolver problemas, trabajar en equipo y organizarse de manera efectiva, se están volviendo más importantes para el éxito. El problema es que los expertos en reclutamiento y selección de personas dan cuenta de una “brecha de habilidades blandas” -especialmente entre personas más jóvenes- que obliga a las organizaciones a contratar a muchos candidatos que no tienen habilidades interpersonales.

Según una encuesta de Adecco citada por Feffer, el 44% de los ejecutivos de las empresas analizadas dijo que la falta de habilidades sociales era la mayor brecha de competencia que vieron en la fuerza laboral. Mientas que el 67% de los gerentes de recursos humanos dijeron que contratarían a un candidato con sólidas habilidades blandas incluso si sus habilidades técnicas fueran deficientes. Por su parte, solo el 9% contrataría alguien con sólidas credenciales técnicas pero débiles habilidades blandas.

No obstante, no hablemos de estadísticas ni de aspectos macroeconómicos, los que pese a ser muy importantes, puede darnos una falsa sensación de que en nuestro quehacer cotidiano estos problemas no existen. Hablemos más bien de cosas que te pueden estarte ocurriendo a ti, en tu día a día gestionando empresas y negocios.

Señales de que a tu equipo le faltan habilidades blandas

Las habilidades blandas permiten a las personas moverse de manera efectiva en su entorno y trabajar bien con otros para lograr sus objetivos y obtener los mejores resultados para el negocio. Desde esta perspectiva, el saber cuándo es el momento adecuado para que tu empresa decida invertir en el desarrollo de habilidades blandas de tu equipo se vuelve algo de importancia trascendental.

Hay algunas señales a las que debes prestar atención en tu propia empresa, que podrían estar implicando que a tus equipos les falta fortalecer el desarrollo de sus habilidades de relacionamiento.

  1. Más quejas y reclamos
    ¿Te está ocurriendo que con cada vez mayor frecuencia recibes de parte de tus clientes y consumidores quejas sobre el desempeño de los empleados de tu empresa que operan en primera línea, los que tienen relación directa con los clientes y representan a tu marca? ¿Sucede que los comentarios negativos sobre experiencias desagradables con tú productos o servicios se incrementan en las redes sociales? Estas situaciones pueden estar evidenciando que las habilidades blandas de tus colaboradores pueden estar requiriendo de ajustes. Un cliente que tiene una queja o un reclamo que no logra ser bien canalizado por el empleado de primera línea de atención, lo va a escalar o va a publicar en redes que está insatisfecho. Si tus colaboradores no pueden lidiar adecuadamente con estas situaciones, puede ser debido a que les faltan habilidades de comunicación de solución de problemas, de manejo de conflictos u otras de similar característica.
  2. Rotación Incrementada
    Es casi un lugar común eso de que “Los colaboradores son contratados debido a sus habilidades duras y despedidos debido a su falta de habilidades blandas”. Es perfectamente posible que durante el proceso de reclutamiento y selección, no se preste la debida atención a habilidades blandas cruciales tales como la capacidad de trabajar en equipo, de adaptarse a situaciones cambiantes o de simplemente, poderse comunicar adecuadamente en el entorno laboral. Ello tarde o temprano va a precipitar decisiones de desvinculación de personas con los resultados previstos. Pero junto con ello, las personas quienes carecen de habilidades blandas o no las tienen lo suficientemente desarrolladas, tienden a renunciar con mayor frecuencia debido a sus dificultades para llevarse bien con sus compañeros de trabajo.
  3. Pérdida de clientes
    En tiempos como los actuales, en los que nuestros clientes están sometidos a múltiples “tentaciones” de parte de nuestra competencia para cambiarse con ellos, las habilidades de retención de clientes se vuelven cruciales. Cuando nuestros colaboradores carecen de las habilidades para mantener fascinados a los clientes con nuestros servicios y nuestra actitud hacia ellos, ello va a ocasionar, más temprano que tarde, que los clientes presten oídos a los cantos de sirena de la competencia con la consiguiente pérdida de ingresos y deterioro de nuestra cartera de clientes.

Por lo tanto, cuando en tu empresa detectes uno o más de estos síntomas, una manera saludable de abordar el problema es revisar si es que no es momento de organizar y echar a andar un plan de desarrollo de habilidades blandas entre los integrantes de tu equipo. ¿Necesitas ayuda a respecto? No dudes en contactarme y podemos empezar con un diagnóstico y levantamiento de necesidades específicas de tu equipo, para así confeccionar un plan a la medida de sus necesidades. Sólo tienes que hacer click en este enlace y solicitarme una reunión.

Si quieres conocer de otras habilidades que también son muy valiosas para ti y tu equipo, no dejes de visitar mi curso “Soft Skills para emprender tu propio negocio” disponible en la sección de Cursos.

Artículos relacionados

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.