¿Quieres conocer a tu mejor versión?

Corren tiempos complejos en América Latina. Todo el continente parece estar metido en dificultades de variado calibre: Problemas sanitarios agravados por la falta de infraestructura de salud y una adecuada conciencia de la población; conflictos políticos y reclamos de extensos sectores de ciudadanos; cuestionamientos cada vez más frecuentes a los modelos de desarrollo que nuestros países han venido aplicando desde hace varias décadas, solo por mencionar a algunos de lo más importantes.

Junto con ello, las complicaciones en la economía personal y familiar derivadas de la recesión económica ocasionada por la pandemia; los cierres de negocios y su consiguiente perdida de empleos y de ingresos y la sensación de que todo lo que conocíamos y amábamos se desvanece o por lo menos pierde el sentido que solía tener.

Tiempos actuales, salud mental y bienestar emocional

Precisamente en momentos turbulentos y cambiantes al extremo, el tema de nuestra salud mental no solo es relevante sino crucial. Debemos tener en cuenta que aquí no hablamos de perder la razón o ser declarados dementes. La salud mental es más que la presencia o ausencia de una enfermedad mental. Es un punto de encuentro entre el bienestar emocional, psicológico y físico.

La actual crisis sanitaria ha provocado aislamiento social y personal, desconexión de familiares y amigos, cuarentena y bloqueo del movimiento, lo que ha generado que más personas que nunca experimenten sentimientos de impotencia, aislamiento, dolor, ansiedad y depresión. Es decir, ahora somos víctimas de nuestras creencias más oscuras, dudamos de todo, nos irritamos con facilidad y estamos menos dispuestos a tolerar personas que piensan o actúan de modo diferente al nuestro.

Tiempos como estos son los que precisamente hacen necesario que volvamos por un momento la mirada hacia nosotros mismos, que encontremos el real sentido de nuestra propia existencia. Como señala Tony Robbins, “Para acercarte a tú yo esencial, debes alejarte de las creencias falsas que te distraen y que nublan o distorsionan tu percepción de ti mismo.” Si te sientes ansioso por si vas a lograr superar las dificultades que hoy enfrentas, recuerda: cada persona es completamente única. No hay una hoja de ruta o un resultado ideal en la vida, porque el camino de todos es que cada uno de nosotros construye, a su propio ritmo y a su perfecta medida.

Es por ello que tu enfoque en estos tiempos, debería apuntar hacía construir la mejor versión de ti mismo, o lo que es lo mismo, despojarte de esas ansiedades, creencias limitantes y convicciones irracionales que la crisis alimenta y te hace considerar verdades absolutas. Si quieres hacer tu mejor trabajo y pasarla mejor en tu vida privada, tienes que lograr ser la mejor versión de ti mismo. Eso incluye detectar rápidamente cuándo te sientes deprimido y poder ponerte en un mejor estado de ánimo, rápidamente.

Consejos para ser la mejor versión de ti mismo

Tengo para ti una serie de consejos importantes que te ayudarán a construir la mejor versión de ti mismo, de acuerdo a lo que dice Jodie Cook en un artículo reciente, publicado por la prestigiosa revista de negocios Forbes:

  1. Haz menos cosas, pero hazlas mejor: Si te pasas el tiempo persiguiendo múltiples objetivos, desempeñando múltiples funciones y cumpliendo múltiples obligaciones, seguramente estarás ocupado, pero es posible que no llegues a ninguna parte. Esfuerzos deliberados y concertados en una dirección es la forma más idónea de lograr grandes cosas. Dirigir tu energía a múltiples proyectos significará que estás dividiendo tu energía y atención y eso nunca tiene buenos resultados. Enfócate: aprende a decir no a algunas de las cosas que estás haciendo, a favor de hacer menos pero hacerlo mejor. Delega y confía en otros para que se hagan cargo de algunas de tus obligaciones específicas.
  2. Sonríe más: Cuando sonríes, le indicas felicidad a tu cerebro, por lo que comienza a actuar como si estuviera feliz. Sonreír engaña a tu mente para que tenga una disposición más alegre. Te ves mejor, pareces más accesible, la gente gravita hacia ti. Es posible que de repente te des cuenta de que estás progresando con más facilidad que antes. Sonreír implica relajación, felicidad y vibraciones positivas y puede funcionar poderosamente junto con un poco de asertividad y mentalidad de crecimiento. Sonríe a tu equipo, sonríe a tu familia, sonríe en el espejo. Sonríe al mundo y el mundo te devolverá la sonrisa.
  3. Hazte responsable de ti mismo: Mírate. Reflexiona sobre quién eres. ¿Qué tipo de cosas te gusta hacer?; ¿Qué tipo de comida comes? ¿Con qué tipo de personas pasas tu tiempo? ¿Qué decisiones de vida has tomado? Lo que respondas a estas preguntas dibujan un reflejo directo de la persona en la que te has convertido. Sin embargo, si te hubieran planteado estas mismas preguntas una o dos décadas atrás, lo más probable es que tus respuestas fueran diferentes. Es importante aceptar que siempre estás cambiando y creciendo. Lo importante es asumir la responsabilidad de las decisiones que tomes. Una vez que aceptes la responsabilidad, se te quitará un gran peso de encima. Culpar al mundo y a todos menos a ti mismo por tus problemas nunca resolverá tus problemas. Al asumir la culpa y la responsabilidad de tus acciones, aprenderás a crear amor incondicional por ti mismo.
  4. Mantente presente: Ya sea que estés pasando el día con tu familia, sirvas mesas en un restaurante cercano o te sientes a hacer llamadas de ventas, hazte el propósito de estar allí por completo. Te pusieron en este planeta para conectarte y compartir tus talentos con quienes te rodean. Al no estar presente, no estás compartiendo tu don. Cada vez que notes que estás distraído con otros pensamientos durante una actividad (tu lista de tareas, tu teléfono, el próximo evento en tu agenda), regresa tu atención al momento en el que te encuentras.
  5. Perdona: Aferrarte a problemas, discusiones y errores del pasado te impide prosperar y convertirte en la mejor versión de ti, por no mencionar el modo como afecta tu salud mental y bienestar emocional. En el momento en que perdonas y dejas ir la negatividad, eres libre. Puede que no seas libre de inmediato, pero estás un paso más cerca del crecimiento personal y la felicidad. Ya no tendrás que soportar ese dolor, así puedes invertir tu tiempo y energía en los aspectos positivos de tu vida.
  6. Arriésgate: Aunque la vida puede ser aterradora o intimidante, debes dejar de tener miedo y simplemente hacerlo. Solo hay dos opciones: Que funcione lo que planeas hacer o que no. Puede que te sorprenda el resultado. Si decides no postularte nunca para el trabajo de tus sueños, nunca hacer una oferta por la casa de tus sueños, nunca reservar un vuelo a las vacaciones de tus sueños o nunca invitar a salir a la persona de tus sueños, nunca sabrás lo que podría ser. Hay una razón por la que los amigos y la familia están en tu vida. Cuando las cosas no salen como esperas, están ahí para sostenerte, apoyarte y luego sacarte de tu zona de confort a tu próximo nivel de decisiones para vencer el miedo.

¿Quieres seguir explorando otras maneras de ser la mejor versión de ti?, tengo un curso gratuito par ti, al que accederás con solo registrarte aquí en mi web. ¡No te lo pierdas!

Artículos relacionados

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.