Los cambios tecnológicos y su impacto en tu desarrollo

Los seres humanos, especialmente los nacidos entre la segunda mitad del siglo XX y la fecha estamos experimentando uno de los cambios más intensos del modo como entendemos el mundo:

“Tenemos que aprender a lidiar con nuevas tecnologías, nuevas necesidades, nuevas maneras de vivir, de trabajar, de comprar, de vender, de conversar, de relacionarnos con otros”.

El modo como viajamos, vacacionamos, aprendemos, mantenemos relaciones con otros y varias otras cosas, se ha visto dramáticamente alteradas.

El cambio tecnológico y su aceleración

Solo para que tengas una idea de lo intenso y rápido de los cambios hoy, responde las siguientes preguntas

  1. ¿Cuánto tiempo crees que transcurrió entre los primeros Homo Sapiens que vivían de la caza y la recolección, hasta la invención de la agricultura y la creación de los primeros asentamientos humanos?
  2. ¿Qué plazo transcurrió entre la invención de la escritura hasta la aparición de la imprenta?
  3. ¿Cuántos años separan entre sí la invención de la radio y la creación de la televisión?

Vamos con las respuestas, que si no las has buscado ya en Google te van a sorprender mucho:

  • Se estima que los primeros Homo Sapiens aparecieron en Namibia, África, hace aproximadamente 200 mil años. Las primeras evidencias de la actividad agrícola datan de aproximadamente 12000 años atrás. Es decir, nos tardamos 188 mil años en inventar la agricultura y en vivir en asentamientos humanos en lugar de ir caminando por la Sabana buscando alimentos y cobijo. Para que tengas una idea más clara, en 188 mil años caben más de 9000 generaciones de personas que hicieron siempre lo mismo en sus vidas. Sin que cambiara nada.
  • Las primeras evidencias de escritura en Mesopotamia (hoy Irak) tienen poco más de 5000 años de antigüedad. La imprenta fue inventada por Gutenberg en el año 1450 de nuestra era. De ello deriva que durante 4500 años-poco más o menos- los humanos capaces de leer, solo podían leer textos escritos a mano por alguien más. 4500 años es un lapso en el cual viven más de 220 generaciones de seres humanos.
  • La patente del receptor de radio data de 1901, mientras que el televisor en blanco y negro fue inventado en 1926. Es decir, este cambio revolucionario tomó apenas 25 años. O lo que es lo mismo, probablemente tu bisabuelo haya conocido la radio y sus hijos hayan podido ver televisión. Apenas una generación después.

Ahora veamos cómo están las cosa hoy: ¿La gente de tu generación: ¿Cuántas redes de telefonía móvil ha visto funcionando? (Advertencia de spoiler: Ya vamos en 5G)

¿De qué manera la aceleración del cambio le da más relevancia a las habilidades blandas?

Estamos viviendo tiempos en los cuales la tecnología está haciendo cambiar nuestro entorno a una velocidad nunca antes vista. Junto con ello, las condiciones climáticas están variando mucho también y como consecuencia de todo ello, nosotros mismos, como personas nos ha modificado continuamente.

Según una encuesta de McKinsey & Company, el 87% de las empresas están experimentando brechas de habilidades o las esperan dentro de pocos años, y este tumultuoso mercado laboral ha dado lugar a un nuevo deseo de los empleadores de reemplazar los conjuntos de habilidades tradicionales con habilidades “blandas”.

¿Por qué sucede esto? Porque la tecnología va a seguir haciendo que el entorno de trabajo continúe modificándose a gran velocidad. Los equipos y software que hoy utilizamos para llevar a cabo nuestras tareas, muy probablemente sufrirá modificaciones dramáticas en los pocos años próximos. Lo mismo va a suceder con las personas que conforman nuestro entorno de trabajo y su manera de llevar a cabo sus tareas, sin contar con la expansión del trabajo diacrónico según el cual ya las personas que trabajen en equipo no requieran estar juntas físicamente ni conectadas al mismo tiempo.

El factor diferenciador clave es tus capacidades y habilidades importantes dejan de estar relacionadas con el trabajo que haces, y empiezan a vincularse con la manera como trabajas. Ello incluye habilidades interpersonales, habilidades emocionales, como la empatía y la resiliencia, así como la gestión del tiempo, la comunicación y muchas más. Estas habilidades no son específicas de un solo trabajo y dejan a los trabajadores bien preparados para un panorama que cambia rápidamente donde la adaptación a las nuevas tecnologías y entornos será fundamental.

Las habilidades necesarias hoy para hacer frente al mañana son la creatividad, la resolución de problemas y la comprensión de cómo se puede utilizar la tecnología digital. Carol Stubbings, líder global conjunta de la práctica de personas y organizaciones de PwC, lo expresa bien: “Se trata de personas, no de trabajos, porque los trabajos cambiarán o ya han cambiado”.

Mirando específicamente a un país, es posible cuantificar financieramente los efectos perjudiciales de esta brecha de habilidades. Un informe de la Foundation for Young Australians muestra que las habilidades que los profesionales de hoy están aprendiendo no serán de utilidad en una década, y su director ejecutivo, Jan Owen, cree que sería más importante aprender las habilidades blandas. A pesar de la inversión anual de $91 mil millones de Australia en educación y capacitación, todavía hay un número significativo de jóvenes que no encuentran trabajo debido a esto, lo que está afectando la economía del país en $4.5 mil millones al año.

¿Cómo influye el entorno post Crisis sanitaria al las necesidades de desarrollar soft skills?

Sin duda, Covid-19 también está desempeñando un papel importante en esta transformación. La crisis sanitaria está acelerando la automatización y digitalización de muchas industrias, lo que significa que un panorama profesional impredecible y en constante cambio se ha convertido en una realidad.

Los empleados pueden sobrevivir enfocándose en sus habilidades blandas adaptables, y los empleadores, de la misma manera, pueden sobrevivir invirtiendo en su gente y haciéndolas resistentes al caos. Las empresas deben preguntarse: “¿Tenemos las capacidades para prosperar en la nueva normalidad?”

El elemento emocional de las habilidades blandas es más importante que nunca debido a esto. Dado que la fuerza laboral enfrenta un mayor estrés debido al trabajo remoto y la incertidumbre laboral, las organizaciones deben asegurarse de que los empleados se sientan cuidados y valorados, y de la misma manera, que los empleados demuestren que pueden actuar con comprensión y compasión hacia los clientes, proveedores y compañeros de equipo.

Una empresa especializada realizó hace poco una investigación en la que participaron más de 1.500 empleados, de empresas multinacionales grandes, sobre sus actitudes hacia el trabajo en régimen de encierro. Los resultados indicaron una fuerza laboral sumamente consciente de las emociones: El 83% esperaba que su empresa dejara espacio para el cambio al regresar del encierro y el 69% esperaba que su empresa dejara espacio para los pensamientos y sentimientos de las personas para facilitar el regreso a la oficina.

Esto también refleja la importancia de las habilidades blandas para los líderes de las organizaciones. El enfoque hoy deja de estar exclusivamente dirigido hacia el resultado final, para enfocarse también en ser emocionalmente inteligentes y altamente éticos.

¿Estaremos ad portas que en latín significa “a las puertas”, de la creación de un nuevo alfa?

Si quieres saber más acerca de las habilidades blandas y su importancia en estos tiempos, te recomiendo dos cursos:

Los encuentras en la sección de CURSOS. ¡Allí te espero!

Artículos relacionados

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.