El mal del pijama y otros desafíos del trabajo en casa

En los primeros días de su trabajo en desde su casa, Vanessa creía que no iba a poder ser más feliz: Había ganado tiempo para ella, al no tener que hacer desplazamientos largos entre su hogar y el centro de trabajo; estaba ahorrando mucho dinero en ropa, transporte y alimentación; podía comer alimentos recién preparados en lugar de sobras de la noche anterior, y en general se sentía muy cómoda, trabajando echada en su cama o desparramada en un sofá.

Sin embargo, al poco tiempo, empezaron a aparecer las primeras señales de que no todo estaba tan bien como ella pensó: Dolores de cuello y espalda, problemas de concentración, insomnio, altos niveles de stress…

Vanessa se había contagiado. Los síntomas eran clarísimos: Tiene el Mal del Pijama.

Este mal, cuyo nombre me lo he inventado, es resultado de no tener una estrategia adecuada para enfrentar los desafíos de trabajar en casa en lugar de hacerlo en la oficina.

El cambio tan radical de condiciones en las que estaba habituada a trabajar la hizo confundirse: A partir de ahora, estar en casa no es solamente sinónimo de descanso y de compartir con la familia. Es necesario regular ciertos aspectos a los que estamos habituados para que podamos seguir funcionando durante las horas en las que estamos cumpliendo nuestra labor o trabajo en remoto.

Los malestares que sufre se deben a varias causas: No tiene un lugar adecuado desde el cual trabajar, no cumple rutinas adecuadas para esos fines, no ha podido “renegociar” el contrato que tiene con quienes viven con ella para que no la interrumpan en horas de trabajo, entre otras razones.

¿Qué necesitan las personas que trabajan en casa para resolver estos problemas? Felizmente no mucho, apenas un buen plan y un conjunto de #softskills.

Lo que es de verdad importante es que este plan vas a tener que diseñarlo y echarlo a andar de todos modos. El trabajo en casa no parece ser una situación extraordinaria o un evento aislado. A como van las cosas en la nueva normalidad, probablemente esta situación de trabajo en remoto se prolongue por un tiempo que aun no se puede determinar.

Por esta razón, no nos queda otro camino que acostumbrarnos a trabajar desde casa y más aun, empezar a disfrutarlo dado que bien llevado el asunto, el trabajo desde casa puede ser mas satisfactorio y productivo para los colaboradores que tener que desplazarse a un centro de labores y permanecer allí 10 horas diarias en promedio.

¿Qué habilidades hace falta desarrollar para poder hacer que el trabajo desde casa sea mejor?. Tengo una lista que he preparado especialmente:

Autoeficacia:

Esta es la convicción personal de que tenemos ciertas capacidades y competencias que nos van a permitir salir triunfantes de los problemas y es al mismo tiempo, una actitud decidida de enfrentar los problemas que se nos presentan, de forma positiva. Es decir, representa nuestras creencias de que somos capaces de resolver los problemas que surjan, así como la fe en que somos capaces de ser exitosos al resolverlos. Estudios hechos en trabajadores remotos señalan que hay una alta correlación entre autoeficacia en trabajadores remotos y su desempeño y satisfacción. Tips para mejorar tu auto eficacia:

  • Nunca digas “No puedo”. Recuerda que lo imposible no existe
  • Descarta el pesimismo para que no caigas en profecías de auto cumplimiento
  • Plantea bien tus metas: Ni imposibles de alcanzar ni tan sencillas que sea fácil cumplirlas
  • Ponte a prueba y arriésgate: Te dará mejor capacidad de enfrentar las cosas nuevas y diferentes

Automotivación:

La motivación se deteriora en el trabajo remoto debido sobre todo a que los factores de motivación positiva disminuyen (sensación de empoderamiento, sentido de propósito y capacidad de desarrollar el propio potencial); mientras que los elementos de motivación negativa se incrementan (Estrés, inseguridad y sensación de no pertenencia). ¿Cómo mantener tu auto motivación en trabajo remoto?

  • Evitar postergaciones: No esperar a “tener ganas” de hacer las cosas
  • Pon “manos a la obra”: El hacer las cosas te permite sentirte mucho mejor con tu trabajo
  • Cuando tengas logros, prémiate a ti mismx
  • Pierde el miedo a equivocarte.

Gestión del tiempo:

Es la capacidad de organizar nuestras agendas para que seamos capaces de cumplir en tiempo y forma con nuestras tareas y responsabilidades. ¿Cómo mejorar tu gestión del tiempo?

  • Establece horarios y cíñete a ellos
  • Procura establecer un espacio que uses solo para trabajar
  • Hazle saber a familia y amigos que no estás disponible durante tu jornada
  • Finaliza tu día laboral. Establece una hora en la que la actividad finaliza y cúmplela

Autodisciplina:

Te hace posible evitar las recompensas de corto plazo para así concentrarte en logros de largo plazo. Pautas para incrementar tu autodisciplina:

  • Aparta de ti las distracciones al máximo
  • Desafíate a cada paso con tus labores, especialmente con lo que no te gusta hacer
  • Ejerce la auto compasión contigo mismx y sigue moviéndote hacia adelante

Organización:

Es la capacidad de mantener un orden sistemático en tu entorno de trabajo que te permita tener a la mano las herramientas que necesitas. ¿Cómo mejorar?

  • Reduce antes de ordenar: Asegúrate de no estar manteniendo cosas o información innecesaria antes de ordenarla
  • Utiliza listas de tareas por cada una de las actividades y revísalas siempre para asegurarte que no olvidas nada
  • Mantén la información por escrito, siempre
  • Haz una cosa a la vez

Utiliza estos consejos para que puedas mejorar tu capacidad de ser más eficaz en el desarrollo de tu trabajo desde casa. Si quieres conocer más o necesitas de ayuda para echar a andar tu propio plan personal de desarrollo, no dudes en escribirme a francisco@theskillsdude.com o de agendar conmigo una mentoría personalizada haciendo clic en el siguiente link.

Si te gustó este artículo, compártelo o envíaselo a alguien a quien creas pueda servirle.

Escrito por Francisco Grillo

Artículos relacionados

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.